hj_20160614000429254.jpgPirucho era un abuelo hermoso, un petiso simpático y juguetón. Fue abandonado en el predio de la SMPA y de adulto entró al hogar de Amelia como un paquetito para disfrutar, como ella le decía. Tuvo una vida muy feliz junto a ella y cuando los años minaron su salud, partió rodeado de mucho amor. Hoy juega feliz en el cielo de los más bellos y desde allá nos protege. Bello Pirucho siempre te llevaremos en nuestros corazones y especialmente en el de Amelia, tu mamá. Te deseamos eterna felicidad !



Dejanos tu comentario...

  • 2651671 visitas totales.