bet.jpgBeto entró a nuestro predio con sus tres patas y sus ganas de vivir. Y así fue.Vivió varios años con
nosotros y fue el compañero inseparable de Angel, el cuidador del predio. Durante el último año perdió fuerzas en sus patas y le resultaba dificultoso caminar por sus propios medios, por lo que era siempre ayudado. Tuvo una fuerza y tenacidad increibles. Era de caracter fuerte y todos sus compañeros lo conocían y respetaban. Ayer, 24 de Noviembre, luego de comer se dispuso a descansar y se durmió plácidamente de un sueño del cual no despertó. Estamos muy consternados porque no
imaginábamos que Beto nos dejaría, pero sabemos que nuestro abuelo tuvo una partida tranquila y sin sufrimientos. Ya extrañamos sus ladridos y sus órdenes. Será dificil entrar al predio y no verlo. Sólo nos queda desearle el mejor de los viajes y una vida feliz junto a tantos hermanos con los cuales seguramente ya se reencontró. Betito serás siempre para nosotros el abuelo gruñón que nos esperaba ansiosamente
y vivirás eternamente en nuestros corazones!



Dejanos tu comentario...

  • 2651694 visitas totales.