resized_p7130250.jpgPedrito , un abuelo ciego y desamparado, fue abandonado cobardemente y arrojado a una acequia. Los vecinos lo rescataron y a través de la SMPA
encontró un hogar que lo cobijó y le dió todo lo que necesitaba para transitar feliz la última recta de su camino. Así fue, vivió casi tres años rodeado de amor
por su madre y sus hermanos perrunos y gatunos, hasta que su corazón dijo basta.
Se fue a un mundo bello y lleno de luz a jugar con sus hermanos, y a cuidar desde allá a quienes lo cuidaron en este mundo. Pequeño Pedrito que seas muy feliz.
Siempre estarás en los corazones de quienes te conocieron, y especialmente en el de tu mamá Amelia.



Dejanos tu comentario...

  • 2651698 visitas totales.