resized_s-2.jpgCualquier propietario de un Dogo Argentino les dirá las mismas cosas: «No se tumba al lado de mis pies sino sobre mis pies», «Llora cuando nos encontramos en otra habitación», «Quiere que le acaricie y le abrace constantemente», «Es mi sombra, no puedo ir a ningún sitio sin que me siga». Desde luego que el Dogo Argentino espera el contacto humano, tanto físico como emocional. Este perro es una mascota ideal para tenerlo con los niños, ya que tolerará que le tiren de la cola, que se suban encima de él, los pellizcos, los empujones o cualquier otra cosa sin ni siquiera emitir un gruñido. De hecho, casi parecería como si estuviera disfrutando con las bromas que le gastan los niños. El Dogo Argentino es una raza amistosa con la gente y que establece un vínculo fuerte y duradero con su amo y su familia.



Dejanos tu comentario...

  • 2636019 visitas totales.