hospital.png

Por primera vez en Brasil, un hospital, el Albert Einstein, de São Paulo, ha abierto oficialmente sus puertas a los animales para que puedan visitar a sus amos enfermos .

Se trata de uno de los hospitales más famosos y de mayor excelencia del país, el 35 del mundo y el primero de América Latina que ha recibido el sello de prestigio concedido por la organización americana Planatree.

 Han sido ya 40 los pacientes, incluso en repartos semi intensivos, que han tenido la felicidad de poder abrazar en el hospital a sus animales de compañía y lo han hecho en muchas ocasiones, dicen los médicos, sin poder retener las lágrimas.

El hospital, que cuenta con 6.000 médicos y 8.450 funcionarios, ha justificado su decisión por las reiteradas peticiones de los enfermos. Reconoce al mismo tiempo, como lo ha expresado, Rita Grotto, que las visitas de los animales a los enfermos “son terapéuticas” y ayudan a su recuperación ya que fortalecen sus defensas, disminuyen los índices de colesterol, combaten el estrés y alivian el dolor.

El abogado de 71 años, Ennio de Paula Araujo, hospitalizado en el Einstein donde se trata de un cáncer de vejiga, ha contado su experiencia al poder recibir a su perra Clara.

Le ha contado a Jairo Marques, del diario Folha que sus hijos viven fuera de São Paulo, están muy ocupados y no pueden ir a visitarlo y que la presencia de Clara, “que hace parte de mi familia”, dice, le está ayudando, a tener “otra disposición de ánimo”, dentro de su drama, y que lo ayuda a ver su futuro “con otra disposición”.

 El hospital, que fue fundado en 1955 por la comunidad judía de São Paulo, y que constituye hoy un centro piloto en enfermedades de alta complejidad en Brasil y en América Latina, sobretodo en cardiología, oncología, neurología y cirugía, ofrece un servicio gratuito médico a la favela próxima de Paraisopolis.

La experiencia de permitir a los animales visitar a sus amos, aseguran los médicos, ha sido hasta ahora bien recibida por los demás enfermos. Cuando alguno manifiesta extrañeza, al presentarles las razones que han movido al hospital a tomar la decisión, “se tranquilizan”, explican.

Sobretodo, porque las exigencias para que los animales puedan visitar a los enfermos son severas. Por ahora, sólo pueden entrar perros, gatos y pájaros.

Debe hacerse con el permiso escrito del médico de cabecera del enfermo y el animal debe estar al día con sus vacunas y haber sido bañado 24 horas antes. Y debe presentar certificado veterinario de buena salud.

Algunos enfermos, como Menachem Mukasiesy de 67 años ha expresado públicamente su agradecimiento a los médicos del Einstein por haberle dejado entrar a su poodle Bolinha. “Ya he pasado por varios hospitales y jamás me permitieron ver a mi Bolinha que mientras estoy internado se niega a comer y cae en depresión”, afirma.

Paulo de Tarso Lima, coordinador del área responsable de las medidas de humanización del hospital, ha sido explícito: “El encuentro con el animal al que se ama ayuda a relajar al enfermo y retomar la preocupación por su cuerpo, algo que a veces acaban perdiendo, sobretodo los que sufren enfermedades crónicas”.

Una vez más, el Estado de São Paulo, corazón económico y financiero del país, vuelve a ser pionero en la preocupación por los animales y sus amos. Antes de la experiencia piloto del hospital Einstein, la alcaldía de la capital paulistana, había creado un hospital veterinario gratis para asistir a los animales enfermos de familias pobres que no podrían pagar una visita médica ni comprar medicinas y menos operar a uno de sus animales a los que consideran como parte de la familia.

El centro médico para animales, del que ya nos hicimos eco el año pasado en este mismo blog, podría parecer unhospital privado de lujo pues funciona como un centro médico moderno y completo.

Brasil acaba siempre sorprendiendo con sus paradojas, de país que se presenta al mismo tiempo moderno y piloto en muchos campos, y de gran atraso en otros.

Quizás sea reflejo de nuestra propia vida, compleja, de luces y sombras, poblada por ángeles y demonios.

Autor: Juan Arias, Blog Internacional, EL País.

 



Dejanos tu comentario...

  • 2651868 visitas totales.