393253_340354215976156_324475624230682_1435148_338001761_n.jpgUn poco de humor

1 - Tome el gato y acúnelo con su brazo izquierdo como si estuviera sosteniendo a un bebe. Coloque el dedo índice y el pulgar de su mano izquierda para aplicar una suave presión sobre las mejillas del minino, mientras sostiene la píldora con la derecha. Cuando el gato abra la boca, arrójele la píldora dentro. Permítale cerrar la boca a los efectos de que el gato la trague.

2 – Levante la píldora del suelo y saque el gato de atrás del sofá. Acune al gato en su brazo izquierdo y repita el proceso.

3 – Traiga el gato desde el escritorio y tire la píldora baboseada a la basura.

4 – Tome una nueva píldora de la caja, acune el gato en su brazo izquierdo, manteniendo las patas traseras firmemente sujetas con su mano izquierda. Fuerce la apertura de mandíbulas y empuje la píldora dentro de la boca con su dedo medio. Mantenga la boca del gato cerrada y cuente hasta 10.

5 – Saque la píldora de la pecera y el gato de arriba del armario. Llame a su esposa que está en el jardín para que lo ayude.

6 – Arrodíllese en el suelo con el gato firmemente sostenido entre sus rodillas.Mantenga sus patas traseras y delanteras quietas. Ignore los gruñidos que el gato emite. Pídale a su esposa que sostenga la cabeza del gato con una mano mientras le abre la boca con una regla de madera. Arroje la píldora adentro y frote vigorosamente la garganta del gato.

7 – Traiga el gato del portarrollo de la cortina. Traiga otra píldora de la caja. Recuerde comprar una nueva regla y reparar las cortinas. Barra cuidadosamente los trozos de las figuras de porcelana y póngalos aparte para pegarlos luego.

8 - Envuelva el gato en una toalla grande y pídale a su esposa que lo mantenga estirado, con sólo la cabeza visible. Ponga la píldora en una cañita de gaseosa. Abra la boca del gato con un lápiz (puede ser de cualquier color). Ponga un extremo de la cañita en la boca del gato y el otro extremo en la suya. Sople.

9 – Verifique en la caja para asegurarse que la píldora que se acaba de tragar no es dañina para para seres humanos. Beba un vaso de agua fresca para recuperar el sentido del gusto. Aplique apósitos a los brazos de su esposa y limpie la sangre de la alfombra con agua fría y jabón.

10 – Traiga el gato del tejado del vecino. Tome otra píldora. Ponga al minino en el armario y cierre la puerta sobre su cuello, dejando la cabeza solo afuera del mismo. Fuerce la apertura de la boca con una cuchara de postre. Arroje la píldora dentro de la boca con una bandita elástica.

11 – Vaya al garage a buscar un destornillador para volver a colocar la puerta del armario en sus bisagras. Aplíquese compresas frías en sus mejillas y verifique cuándo fue su última dosis de vacuna antitetánica. Arroje la remera que tenía puesta en el lavarropas y tome una limpia del dormitorio.

12 – Llame a los bomberos para bajar al gato del árbol de la calle de enfrente. Discúlpese con su vecino que se acaba de estrellar contra su reja tratando de escapar del gato furioso.

13 – Tome la última píldora de la caja. Ate las patas traseras con las delanteras con una cuerda. Atelo firmemente a la pata de una mesa de la cocina. Busque guantes de trabajo pesado. Mantenga la boca del gato abierta con una pequeña palanca. Ponga la píldora en la boca segida de un trozo de carne. Mantenga la cabeza vertical y vierta medio litro de agua a tavés de la garganta del gato, para que trague la maldita píldora.

14 – Haga que su esposa lo lleve a la sala de emergencias. Siéntese tranquilo mientras el doctor le venda los dedos y la frente y le saca la píldora del ojo. En el camino de vuelta a su casa deténgase en una mueblería para comprar una nueva mesa.

15 – Por último llame al veterinario para averiguar si tiene algún hamster para vender.-



Dejanos tu comentario...

  • 2667342 visitas totales.