socorro.jpg

                           

 El perro es una especie animal que desciende directamente del lobo, y, está definida como tal, desde hace aproximadamente 14.000 años.  Desde sus orígenes competía por las mismas  presas con el hombre para su subsistencia (herbívoros mayores, menores, etc.). 

 

Debido al gran desarrollo de su olfato y del oído (puede oir y oler su presa a más de un kilómetro de distancia) se ha convertido casi sin querer en un socio invalorable del ser humano. Esto potenciado por el carácter gregario del perro que se ha adoptado a la vida en comunidad desarrollando un sentido de protección, guarda, trabajo (guiar ciegos, encontrar personas entre los escombros, rastrear gente) y un intercambio de afecto que se ha ido haciendo más fuerte  con el paso del tiempo.

 

Con el correr de los años por selección, cruzas, caprichos , coqueterías y a veces, por qué no decirlo, por estupideces del hombre se han ido criando variadas razas de características tan disímiles como para lograr ejemplares de 2 kilos de peso con pelo cortito (pinscher)  hasta otros de 110 kilos con pelo largo (San Bernardo), sin por ello dejar de pertenecer todos a la misma especie y tener en mayor o menor grado las características  heredadas de su hermano mayor, el lobo.

 

Mentes geniales, hombres heroicos, mujeres fascinantes, gente vanidosa sitiada por la vulnerabilidad, talentos atribulados …Diversos personajes con un solo componente en común: ¡el amor incondicional hacia los perros!

Por una razón u otra ciertas personalidades fueron marcadas a fuego por sus mascotas generando vínculos que superaron en intensidad y apego a cualquier relación que mantuvieron con seres humanos: Sigmund Freud Frida Kahlo, Alejandro Magno, Juan Domingo Perón,, Pablo Picasso, Adolf Hitler, Pablo Neruda, León Trotsky, Virginia Wolf, Rodolfo Valentino, Simón Bolívar, Brigitte Bardot, entre tantos otros. Al respecto recomiendo la lectura de un fascinante libro para los que amamos los perros: LOS LADRIDOS DE LA HISTORIA, de María Rita Figueira.

Lamentablemente, también existe gente que no entiende estas bondades del perro, y, que no sólo no se conforma con una recta indiferencia (lo cual sería respetable y entendible) sino que desarrolla lo peor de la especie, adaptándolos para pelear y matar cuando no los dejan abandonados y maltratados.

 

A este respecto, todavía nos suena cercano el caso de FACHA, aquel animal que en vísperas de Navidad le tiraron un petardo potente que recogió inocentemente con la boca estallándole en su interior. Más allá de las quemaduras, heridas y fracturas de mandíbula que tuvimos la suerte de atender en nuestra Clínica, pudimos ver estas dos actitudes del ser humano: la diversión a costa del daño a un animal por un lado y por otro, una respuesta extraordinaria de la sociedad que colaboró con los gastos de su curación. Inclusive llamaron de Italia (Milán) para ofrecer ayuda. Recibió visitas y cariño. Actualmente, ya totalmente recuperado, ha sido adoptado por un matrimonio joven que realmente le hacen llevar una vida privilegiada.

 

Como conclusión querría hacer un llamado a la reflexión sobre la tenencia  cuidadosa de los perros, que, como especie humana, somos responsables a través de generaciones de lo que tenemos hoy en día. No aceptemos cachorros si lo vamos a tirar a la primer plantita que muerda. Como dijimos al comienzo los perros llevan miles de años en el planeta y han sobrevivido sin alimentos “super Premium” por lo cual no hay excusas para no criarlos dignamente. Como se merecen.

                                                                          Dr. Pablo Villanueva



Dejanos tu comentario...

  • 2651830 visitas totales.