resized_p1150316.jpgLoli es una gatita de aproximadamente 12 años. Un día apareció en casa de Gobierno y se aquerenció debajo
de un azaharero. Una amiga y vecina de mi mamá, Amelia , en ese momento empleada de Casa de Gobierno
comenzó a alimentarla. Era chiquita y frágil. Pasaron los años y Amelia se jubiló, pero a pesar de ello siguió yendo
todas las mañanas muy temprano, antes que entraran los empleados, a alimentar a la gatita. Hace unos 6 años
la esterilizamos, y luego de estar recuperada la dejamos en su árbol predilecto. Se sumaron al equipo gatuno, primero un machito que logramos dar en adopción al poco tiempo y hace tres años otro macho, gris a rayas, hermoso , grandote y bonachón que por ahora sigue en Casa de Gobierno extrañando a su compañera. Hace un mes, más o menos, Amelia, jugando con los gatos,
acaricia a Loli  y le palpa  un bultito en una de sus mamas. Muy triste me comentó la situación.Yo la acompañé una mañana y llevamos a Loli al veterinario.
Diagnosticó tumor de mama con una lastimadura y una pequeña infección. Si seguía en ese lugar era probable que
se le hiciera una bichera y se complicara el cuadro. En ese momento ayudé a Amelia a tomar la decisión de intervenirla
quirúrgicamente. Había que hacerle placas y análisis. En ese momento aparecieron más madrinas, que dijeron alimentarla
de tarde. Esas madrinas complicaron un poco las cosas porque se oponían a la cirugía, hasta que entendieron que con la
herida abierta no podía seguir. El 17 de enero nos llevamos a Loli para hacer todos los estudios que salieron muy bien, razón por la cual decidió
la veterinaria operar el 19. Fue muy grande la cirugía, porque nos explicaron los profesionales que en las gatas se debe
extirpar toda la cadena mamaria y en el caso de Loli también el ganglio de la axila. Después de 10 días de internación, Loli está muy bien
y disfrutando finalmente de los cariños de una madre,Julia, en una casa, y con la compañía de dos gatos y dos perros que la
recibieron como si la conocieran de toda la vida. Todo este movimiento demandó esfuerzo y dinero.
Loli, casi con seguridad, deberá ser intervenida en un par de meses para extirpar la otra cadena mamaria. Amelia, que fue quien
aportó la mayor parte de dinero, es jubilada y le costó mucho enfrentar esta situación, pero lo hizo por amor a Loli.
Mantendremos la historia viva, y si Julia, su nueva mamá, necesita ayuda para la segunda cirugía, recurriremos a la
generosidad de los amigos mascoteros a través de este medio.
Agradecimientos : principalmente a Amelia, su madrina que la alimentó, curó cuando se enfermaba , y cuidó por más de 10 años,
a Maria Rosa otra de sus madrinas y a amigos ocasionales que colaboraron con dinero. Un gracias grandote a la Dra. Cintia Streich, su veterinaria de cabecera
y a su mamá Norma que la cuidó los 8 días de internación, a la Dra. Pamela Cadile, que le practicó la intervención quirúrgica y a
todos los que nos acompañaron de una u otra forma para que Loli tenga hoy la posibilidad de una vida mejor. Gracias por apostar a la vida.
Gracias en nombre de Loli.

Maria Teresa D’Amico



Dejanos tu comentario...

  • 2652478 visitas totales.