aviso.jpg Se recuerda a los propietarios de negocios, tiendas y oficinas la obligación de tener constantemente durante la estación estival, expuesto el recipiente de agua limpia, para que los perros vagabundos puedan calmar su sed.
Cada falta a las obligaciones señaladas serán irremisiblemente castigadas con las penas adecuadas en base al 127 lett. f del estatuto cívico.

Trieste 24 de mayo de 1877

Magistrado público



Dejanos tu comentario...

  • 2651820 visitas totales.