pp.JPG NO SE LO PIERDAN, ES MUY BELLA Y DICE MUCHAS VERDADES !!!

 Sí. Es verdad… Nososotros lloramos las primeras noches porque extrañamos el calor y la teta de mamá. Estamos nerviosos y a veces hacemos macanas. Rompemos una zapatilla, un cable, un diario, o robamos comida de la mesa.

Tratá de no dejar cosas peligrosas a nuestro alcance. No sabemos hacer pis afuera; ¡tenés que enseñarnos! Ponenos un diario o piedritas como a los gatos (a veces nos acostumbramos) y sacanos de a ratitos al patio o a la calle (con correa) para ir conociendo el territorio (siempre y cuando estemos vacunados). De lo contrario, corremos riesgo de contagiarnos parvo, moquillo, etc.

Cuidanos. Tenenos paciencia. Necesitamos tiempo para conocerte, conocer tu casa, tu familia y adaptarnos al lugar, pero una vez que lo hagamos jamás te seremos infieles y, si nos das la oportunidad, seremos tu mejor amigo por el resto de tus días.

No nos abandones. Las mascotas no somos juguetes. Adoptanos con responsabilidad. Necesitamos un predio cerrado porque no le tememos a nada y a muchos amiguitos nuestros los atropellaron por querer jugar con sus vecinos, los dejaron mal heridos y nadie los ayudó, y hasta los taparon con una caja para no oír sus llantos.

También precisamos agua y comida a diario y un reparo del frío, en invierno, y del sol en verano. No es mucho pedir. Con una cucha donde podamos refugiarnos, siempre y cuando tengamos nuestras vacunas al día, vamos a estar bien.

No queremos que nos condenes a “cadena perpetua”, atados a una correa para que no nos escapemos. Necesitamos cierta libertad para saltar y correr. Buscá la forma de cerrar tu patio y adoptanos luego, y siempre ponenos en el collar con marcador indeleble nuestro nombre y tu celular. Esto hará que, si alguien nos encuentra al perdernos, puedan llamarte y provocar nuestro reencuentro…

Y lo último que te recuerdo, futuro amo, es que a los seis meses tenés que esterilizarme. La operación es sencilla y GRATUITA. Sólo tenés que llevarme, con un ayuno de agua y comida por doce horas, a la veterinaria que te haya dado el turno o al tráiler que se posiciona en los distintos barrios de la ciudad. Me contaron que allí me operarán para evitar que me reproduzca y que nazcan más perritos como yo, a los que tanto nos cuesta conseguir un hogar responsable, en el que conozcan nuestras necesidades de ser desparasitados, vacunados, alimentados, cuidados y respetados…

Sabés todo lo que tuve que padecer hasta encontrarte? Noches de frío, hambre, días de andar y andar por las calles, cruzando ante los autos y colectivos, con miedo a que me aplasten, con tos, resfrío y la posibilidad de contraer parvovirus, moquillo y enfermedades que me podrían haber provocado la muerte… Tuve que romper bolsas de basura para buscar algo que me quite un poco el hambre; me lo enseñaron mis papás, a los que los vecinos les pegaban con palos porque ensuciaban sus veredas.

No es lindo pasar por lo que pasamos los abandonados y es muy fácil hacer que cada vez menos de nosotros llegue a este mundo cruel para sufrir todas las maldades que un humano como vos es capaz de hacernos conocer.

Por eso te pido que me lleves al veterinario para que me esterilice y no ser el culpable de que mis hijitos vivan lo que yo viví… Prefiero no tenerlos. No voy a enojarme ni enfermarme por eso. Todo lo contrario; te lo voy a agradecer, porque si un ALMA solidaria de esta ciudad no hubiera reparado en mí y fijado sus ojos y su corazón en la tristeza de los míos, yo no hubiera encontrado la posibilidad de que hoy alguien como vos me adopte y me cuide por el resto de mis días.

Quereme como soy. Yo voy a quererte como sos. Cuidame y no me abandones nunca. Yo no voy a dejarte nunca solo. No está en mi naturaleza porque seré tu mejor amigo.

Vine a este mundo para enseñarte muchas cosas… Dejame demostrártelo.

Gracias, futuro amo, por dejarme ser parte de tu vida, y por apostar a la vida de un condenado a la muerte.

“Todos somos parte de ALMA



Dejanos tu comentario...

  • 2651836 visitas totales.