llll.jpg Luca llegó a casa hace siete años, Virginia hace uno y medio. A pesar de ser un perro tranquilo siempre puso de manifiesto su temperamento cuando alguien que no fuese de la casa se acercaba a su plato de comida (quizas algo común en un perro). Pero Virginia desde el principio tuvo debilidad por este Labrador negro que se deja hacer de todo por la más chiquita de la familia, inclusive meter su  mano en el alimento y ponérselo de prepo en el hocico, charla mediante.
Quiero resaltar con esta historia que, a pesar del tamaño de Luca nunca fue un riesgo para la bebé. Al contrario, con él la niña
aprendió a querer y respetar a su pariente de cuatro patas.

Diego Flores



Hay 1 Comentario sobre “Luca y Virginia”

  1. Teresita dice:

    El Negro y la rubiecita hacen una pareja hermosa. Virginia es una bebé preciosa, hija de dos queridos amigos. Luca tiene un lugar especial en mi corazón porque hace poquito donó sangre para Mamina, una de de las perritas de la SMPA.
    Gracias Diego por compartir esta historia con nosotros.



Dejanos tu comentario...

  • 2652478 visitas totales.